Niños mentirosos

Por Mamá Lily en Educación, Niñ@s, Psicología Infantil

Quien de nosotras no dijimos, hemos dicho y seguimos diciendo una que otra mentirilla “piadosa” como las hacemos llamar. Que difícil es enseñar a nuestros hijos a decir la verdad cuando en el fondo sabemos que nosotras mismas en ocasiones no lo hacemos.  Dicen que el ejemplo arrastra y definitivamente  me parece que los niños solo están viendo si eres o no coherente entre lo que dices y haces, nos observan detenidamente y aprenden de nosotros de una manera inimaginable, son mucho mas inteligentes y astutos de lo que imaginamos.

Un  niñito de 4 años, al salir del Kínder con los ojos llorosos y quejándose de un dolor de pies espantoso por que le lastimaban  los zapatos, convenció a su mamá para llevarlo casi de inmediato a comprar unos nuevos.  Sus zapatos eran nuevos, pero definitivamente a ese pequeño no le gustó que sus zapatos no fueran tan lindos como los de los demás niños, así que decidió maquinar en su cabeza la manera de hacer que su mamá resolviera el problema inmediatamente. Primero  que nada, pensó que si le decía a su mamá que quería otros zapatos solo porque esos no le gustaban  seguramente no le iba a comprar otros,  inmediatamente ideó la manera en la que no podría negarse y  al darse cuenta del poder tan grande que ejercía en su mamá y como procuraba su bienestar en todos los sentidos, decidió inventar ese dolor espantoso de pies e incluso llorar amargamente.

Esta historia nadie me la contó, yo la viví hace unos días con un pequeño muy cercano a mí. Al ir descubriendo junto con su mamá que todo aquel drama era parte de una mentira y de un acto de manipulación, nos quedamos sorprendidas de la capacidad de análisis, de la inteligencia y de los grandes dotes de actor que tiene este niñito, no sabíamos si llorar o si reír. Traté de intervenir lo menos posible, solo observe y me di cuenta de que si bien es cierto que las mamás somos corazones de pollo y no soportamos el dolor de nuestros hijos, somos aún más inteligentes y astutas que los niños. Poco a poco su mamá fue tendiéndole trampas y haciéndole preguntas como esta:

Ahorita vamos mi amor a comprarte unos zapatos nuevos, pero en el camino, cuéntame ¿cómo son los zapatos de tus nuevos compañeros? ¿Son bonitos? ¿Se parecen a los tuyos? ¿De que color son? ¿A ellos también les lastiman o solo a ti? Poco a poco el niño al sentir que había logrado su cometido bajó la guardia y describía emocionado lo bonito que estaban los demás zapatos, olvidándose de inmediato del drama y del supuesto dolor que no lo dejaba dar ni un paso.

Al pasar unos minutos y analizando  las respuestas del niño, la mamá se detuvo y le dijo: hijo, me he dado cuenta de que tus zapatos no te gustan, quiero saber si en verdad te lastiman o solo quieres unos mas bonitos, si me dices la verdad y aceptas que lo que acabas de hacer es incorrecto te compraré unos nuevos, si continúas con tu mentira, te mandaré a la escuela todos los días con estos zapatos y no me ocuparé en limpiarlos ni pintarlos cuando se te raspen, así que esta es tu oportunidad para ser honesto y decirme la verdad, sea cual sea, la voy a entender.

Me quedé con los ojos cuadrados por la maestría con la que esa mamá manejó el asunto, el niño lloró abrazó a su mamá y le pidió perdón por mentiroso, le dijo que efectivamente sus zapatos eran los más feos del salón y que le daba vergüenza con los demás niños que por eso había dicho esa mentira.

A sus escasos 4 años este niño comprendió con amor y tolerancia la importancia de decir la verdad, tuvo por una parte sus zapatos nuevos, y por otra como consecuencia de su mentira el castigo de su libro de cuentos preferido por una semana.

No cabe duda que cada día se aprende algo, espero que cuando llegue el momento y mi nena utilice en alguna ocasión la mentira yo sepa como actuar para manejar las cosas de la mejor manera.

Comparte y disfruta:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google
  • Print this article!
  • TwitThis
  • YahooMyWeb
  • LinkedIn
  • Live
  • MySpace
  • StumbleUpon

2 Comentarios a “Niños mentirosos”

  1. Mamá Nidia dice:

    De verdad que es interesante este tema de las mentiras en los niños, son tan comunes y sobre todo nos damos cuenta de las capacidades tan grandes que tienen los niños.

    Yo pienso que es un proceso por el que pasamos todos como bien dices Mamá Lily, pero si creo que si no se toman cartas en el asunto se puede convertir en un problema fuerte, pienso que si es importante canalizar esa creatividad de los niños pero para cosas positivas.

    Yo en lo personal también tengo una niña que es sumamente mentirosa, hoy nada menos me llamaron de la escuela para decirme que a mi hija le dolía el estómago terrible que por favor fuera por ella, al llegar me di cuenta al verla a los ojos de que me estaba mintiendo. Yo si la regañe muy fuerte, obviamente no enfrente de sus maestras, pero le dije que si lo volvía a hacer iba a desenmascararla con sus maestras y llorando me dijo que no volvería a suceder, que lo pensó porque tenía muchas ganas de estar conmigo, creo que eso lo dijo para bajarme el coraje y desarmarme, pero de todas maneras no se salvo de un castigo.

  2. YINA GARZON dice:

    Mi hijo tiene 9 años y es muy mentiroso y manipulador. No sé qué hacer con el.

Deja un comentario

Mensaje: