Mi bebé en el super

Por Mamá Lily en Bebés, Educación, Juegos y actividades, Nutrición

Normalmente, por comodidad, pido la despensa por teléfono, pero quiero compartirles una experiencia que tuve hoy con mi bebé de un año y un mes en el súper.

Primero que nada, no le alcanzaban sus ojitos para ver tantas cosas, estaba realmente feliz en el carrito de compras, al llegar al área de frutas y verduras la dejé que tocara todo cuanto quisiera y fué maravilloso. Ver como elegía detenidamente las cosas que ibamos a poner en el carrito. Primero las zanahorias, las papas, las calabazas, las tocaba y de una por una, como toda una conocedora las veía y las ponía en una bolsa de plástico, yo le iba explicando qué era cada cosa y me ponía tanta atención que me dejó sorprendida. Al llegar a las frutas y en específico a las guayabas le dije:

hija huelelas

Después de hacer cara de fuchi, respondió con su cabecita que no, -ya en alguna ocasión le ofrecí agua de guayaba y efectivamente no le gustó-, así que me quedó claro que asocia los olores de maravilla. 

Al elegir las manzanas había unas un poco maltratadas y cuando ella las tomaba le dije:

esa no hijita, está fea

Entonces la soltó y tomó otra, al hacerlo me vió y me la enseñó como diciendo: ¿esta si mami?  En serio que fué maravilloso para ambas, apenas podía creer que mi bebita estaba acompañandome a las compras, en verdad me encantó.

Al llegar a la casa me acordé porque siempre mejor pedía por teléfono, vivo en un 4to. piso y sin elevador, jajajajaja, así que hice malabares para subir niña y despensa a la vez. Definitivamente, valió la pena la subida.

Una vez en casa, la senté en su sillita de comer y me puse a lavar las frutas, le iba repitiendo los nombres y ella no perdió detalle. Preparé la comida y su caldito de pollo y en todo momento le decía mira hija que deliciosa zanahoria, mira que rica papa, ella solo veía y me decía con su cabecita que si, cuando por fin todo aquello se cocinó y su caldito de pollo estuvo listo, se lo comió como si fuera lo más delicioso del mundo, en serio que fué una muy buena experiencia y aun que posiblemente la gente me veía como loca en el súper emocionada hablandole a mi hijita de las cosas que iba eligiendo, yo me sentí muy feliz de haber podido compartir con ella ese momento tan cotidiano y tan simple.

Comparte y disfruta:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google
  • Print this article!
  • TwitThis
  • YahooMyWeb
  • LinkedIn
  • Live
  • MySpace
  • StumbleUpon

Deja un comentario

Mensaje: