Mamá: Cuida tus dientes

Por Mamá Lily en Mujer

Hola:

Quiero  platicarles una mala experiencia que tuve en días pasados por no haber hecho caso de atender mis dientes a tiempo.

Un día amanecí con una pequeña molestia en la boca, no era demasiado fuerte, pero si me traía incomoda, no hice caso y al rededor de la 1 de la tarde un dolor fuertisimo me hizo ir con el dentista. Me revisó y me dijo: Señora lo siento hay que quitarle su muela, yo deseando que el horrible dolor desapareciera le dije que sí,  se apalancó de mi muela por mucho rato intentando sacarla, yo ya no sabía que me dolía más, si los jalones, los piquetes para la anestesia o la misma muela, el caso es que después de muchos intentos me dijo: Señora, su muela no sale, deje le tomo una radiografía, al tomarla se dió cuenta de que sus raices eran demasiado grandes y que no estaban derechas, por lo que mi pobre muela se resistía a salir.  Me mandó a mi casa porque dijo que no podía lastimarme más, que mejor regresara al día siguiente (cosa que por supuesto no hice). Saliendo de ahí me fuí con otro dentista y me dijo: No señora, lo que hay que hacerle a Usted es una endodoncia, su muela se puede salvar, pero venga mañana porque ahorita no puedo lastimarla más.  Así me anduve todo el día con mi espantoso dolor de muela. Al día siguiente,  fuí a que me hicieran mi endodoncia, y cual fué mi sorpresa que la anestesia no me hacía efecto, uno, dos y tres piquetes que no fueron suficientes hicieron al Dr. decidir que no me podía hacer el procedimiento, me preguntó que si estaba tomando algún medicamento y le dije que si, unas vitaminas y antioxidantes, me dijo que posiblemente por eso no me servía la anestesia, nuevamente me mandó a mi casa con un montón de medicinas para calmar el dolor mientras se podía hacer la endodoncia. Se cumplieron 2 dias de dolor de muela.

Salí del consultorio llorando, no me quedaba otra más que seguir esperando y aguantandome el dolor. Definitivamente ni uno de los dos dentistas a los que visité me dieron confianza, así que me pasaron los datos de una Dra a la que sin falta llamaría al día siguiente, cosa que no alcancé a hacer.  Me acosté a intentar dormir y fué una de las noches más largas que he tenido, a las 4 de la mañana el dolor era insoportable, así que esperé a que dieran las 6,  llamé a mi hermana y le pedí que me llevara a algún lado que ya no podía. Me llevó a una clínica que atiende las 24 horas (casi en pijama el Dr) pero bueno, finalmente eso era lo que menos me importaba en ese momento. Me realizó la bendita endodoncia y se convirtió en mi héroe ,en serio jajaja

Espero que nunca les pase algo así.  No se esperen a que las cosas no tengan remedio o que finalmente sea más doloroso, costoso y desesperante.

Muchas veces, como en mi caso, las visitas al dentista se convierten en el último número de la lista, pensamos quizá que no pasa nada y que estamos bien, pero la realidad es que absolutamente todas las partes de nuestro cuerpo necesitan mantenimiento. Además nuestros hijos agradecerán que estemos bien, porque para serles sincera yo todos esos días traje un genio, no me calentaba ni el sol y obviamente mi niña lo resentía.

Cuidémonos y cuidemos a nuestos hijos. Solo tenemos un cuerpo y está bajo nuestra responsabilidad.  Además, duele mucho no hacerlo.

Comparte y disfruta:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google
  • Print this article!
  • TwitThis
  • YahooMyWeb
  • LinkedIn
  • Live
  • MySpace
  • StumbleUpon

Deja un comentario

Mensaje: